LA PODA, UNA TéCNICA, UN ARTE.

La poda, una técnica, un arte.


Todo árbol frutal precisa de una poda periódicamente. La poda no es más que la limpieza de su estructura de ramificación y tiene varias funciones y beneficios.

La poda busca como objetivo equilibrar el desarrollo vegetativo del árbol y la producción de fruta. Ayuda también a aumentar el calibre de la fruta y acelerar su maduración. Hay diversos tipos de poda, la de regeneración, una poda fuerte, se aplica a ejemplares envejecidos para rejuvenecerlos; la de limpieza o mantenimiento, más suave, elimina ramas secas, mal formadas o ramas vencidas por falta de luz, etc. Es una poda que los frutales requieren todos los años y las ornamentales cada dos, se trata de una poda de formación, que se aplica en los primeros años de vida del árbol para darle la forma y estructura de ramas que requiere.

Las podas drásticas sólo se hacen para rejuvenecer y no todas las especies las toleran, como el olivo y la higuera.

Tanto la poda de formación como la de mantenimiento son las más importantes. "La poda bien hecha no debe notarse", es preferible siempre podar de menos que de más, siempre respetando la forma y tamaño natural de cada especie. Las podas drásticas sólo se hacen para rejuvenecer y no todas las especies las toleran, como el olivo y la higuera.

Cada época del año tiene ventajas e inconvenientes: en invierno la poda debilita poco pero la actividad del callo cicatrizante es nula. Entendamos una poda como un acto médido, casi de cirujia, por eso es muy importante desinfectar la herramienta de corte, sobretodo si hacemos cortes en partes enfermas o con hongos.

 

 

(extracto de la revistasolana)


SPONSOR A TREE NOW

Share on  Share on Facebook Share on Google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

GEOHolder®

© 2014 - 2018, We create links between people and the environment.
"A part of You in Mallorca, a part of Mallorca with You"

See legal policy